Carlos Gaymer se refirió a los avances y desafíos de la conservación marina en Chile en encuentro internacional.

Una completa exposición realizó el académico e investigador de la Facultad de Ciencias del Mar de la Universidad Católica del Norte, Dr. Carlos Gaymer, en el webinar internacional: “Dorsal de Nasca: Primera Área Marina Protegida del Perú”.

El especialista de la UCN realizó su presentación online en el marco de la propuesta para la creación de la que será la principal área protegida oceánica del vecino país, en un encuentro que contó con la participación de Gabriel Quijandría Acosta, viceministro de Desarrollo Estratégico de los Recursos Naturales del Minam, y de Daniel Wagner, investigador especializado en la biodiversidad de áreas marítimas protegidas de conservación internacional.

La jornada, que contó con el respaldo del Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado (SERNANP) del Perú, fue una instancia para conocer más sobre la propuesta de área protegida y cómo su creación será una oportunidad para investigar y ampliar el conocimiento sobre las especies y condiciones de vida particulares presentes en los fondos marinos del área.

El Dr. Gaymer, investigador del Departamento de Biología Marina y director del Núcleo Milenio de Ecología y Manejo Sustentable de las Islas Oceánicas, ESMOI, se refirió a los “Avances y desafíos de la conservación marina en Chile”.

En su análisis, abordó las amenazas que sufre la biodiversidad a nivel global, como la sobrepesca, la contaminación, cambio climático, turismo mal regulado, acumulación de basura y rutas marinas, entre otras.

Sobre la acumulación de basura marina, en especial se refirió a la gran masa existente en medio de la dorsal ubicada entre las islas de Pascua y de Salas y Gómez.

Expuso sobre el aumento de las áreas protegidas en las eco-regiones de Chile, desde el año 2010, así como a la creación de los parques marinos Motu Motiro Hiva, alrededor de las Islas Salas y Gómez; Nazca-Desventuradas (2016) y el Parque Mar de Juan Fernández en 2018, entre otras áreas. “Chile llega a aproximadamente un 41% de protección de su zona económica exclusiva”, destacó.

También se refirió a la experiencia internacional compartida a través de la red Big Ocean, para saber cómo avanzar en áreas protegidas de gran escala, y la importancia que tuvo el Cuarto Congreso Internacional de Áreas Protegidas (IMPAC4 Chile 2017).

Nombró las dificultades que existen para hacer conservación, en espacial en las zonas costeras instaladas cerca del continente, así como al balance y equilibrio que debe existir entre el Estado y las comunidades en torno a las áreas protegidas, su administración, financiamiento, fiscalización y vigilancia.